febrero 25, 2021     Reservar Cita
Portada » Estrés » ¿COMO SE SI TENGO ESTRÉS? SIGNOS DE ALARMA
El hecho de estar leyendo este artículo es porque te notas desbordado por la vida que llevas y tienes diferentes síntomas y sensaciones que quieres contrastar con un profesional para ver si te encajan en la etiqueta llamada estrés, ¿verdad? 

Es importante diferenciar el estrés agudo que dura pocos días o pocas semanas y el estrés más crónico que no hay manera de que podamos controlar y que está quedando instaurado de manera fija en nuestra vida. Es evidente que cuando la situación vemos que se nos escapa de las manos y detectamos en nosotros un estado estresante permanente es muy importante poner remedio. 

SÍNTOMAS DEL ESTRÉS

El estrés puede afectar de manera muy global, los síntomas comienzan poco a poco pero es posible que, debido a nuestro ritmo diario, vayan aumentando progresivamente y cada vez aparezca más sintomatología y / o la sintomatología que tenemos sea cada vez más acentuada y por tanto, cada vez nos dificulte más nuestro día a día. 

SÍNTOMAS FÍSICOS 

Los primeros síntomas que podemos identificar son físicos. En general aparece tensión muscular, en muchas ocasiones en la zona de cervicales especialmente; El dolor de cabeza también es un síntoma habitual que se agrava a medida que pasa el día; Podemos tener la sensación de no digerir demasiado bien, incluso de experimentar una indigestión permanente después de las comidas; El deseo sexual puede ser casi inexistente y, finalmente, podemos tener la sensación de que el cuerpo nos pesa mucho y nos sentimos muy cansados. Algunas personas pueden experimentar taquicardias y / o dolor inespecífico en el pecho, en forma de pinchazos, también notar en la misma zona una presión ligera a ratos. Varios estudios científicos confirman que el estrés eleva considerablemente el riesgo de tener enfermedades cardíacas y puede favorecer la aparición de otras alteraciones o disfunciones corporales de diversa gravedad. 

ALTERACIONES DEL ESTADO DE ÁNIMO 

Otra afectación destacada es el estado de ánimo que tenemos… se mezclan una serie de síntomas que perjudican de manera muy importante nuestra calidad de vida. Tenemos la sensación de estar deprimidos y evidentemente muy ansiosos, intranquilos, nerviosos prácticamente todo el día. Es la sensación de revolución interna, de no poder parar nuestro motor interior. También como estamos sobrepasados ​​por la situación, nos sentimos agotados y agobiados, por lo tanto, a la mínima que nos dicen algo que no nos gusta reaccionamos con irritabilidad, nos molesta todo lo que nos dicen que nos implique un esfuerzo de tener que pensar y hacer más… nos mantendríamos aislados para que nadie nos complicara más la vida de los problemas que ya tenemos. Simplemente estamos sobrepasados, al límite con toda la sobrecarga emocional y física que llevamos hora a hora y, el problema, es que no le vemos solución inminente. La falta de motivación hace que no le encontremos sentido a las cosas y que las hagamos simplemente porque toca hacerlas. Todos estos síntomas son peligrosos porque nos sitúan en una época oscura, llena de obligaciones, donde no nos sentimos ni realizados ni satisfechos con nuestra vida. 

PROBLEMAS COGNITIVOS 

Hay una parte cognitiva que también queda alterada pues cometemos más errores de lo normal, tenemos problemas de concentración en general, estamos como despistados y muy preocupados por casi todo, también suelen aumentar los problemas de memoria, nos cuesta retener las explicaciones y, en ocasiones, incluso, las olvidemos. Finalmente, detectamos que tenemos ciertos olvidos cotidianos y a la hora de tomar decisiones nos invade la indecisión y desconfianza. 

CAMBIOS EN LA CONDUCTA Y COMPORTAMIENTOS 

Finalmente, también nuestra conducta y comportamiento se ven alterados de manera significativa. Es frecuente tener alteraciones del apetito y del sueño, algunas personas pueden decantarse por aumentar sus conductas adictivas tipo tabaco, alcohol o, incluso, el consumo de sustancias. Hay cambios en nuestros comportamientos sociales, tenemos ganas de más aislamiento, conductas con reacciones malhumoradas e irritables con frecuencia y, en general, experimentamos cambios en nuestra manera habitual de hacer y comportarnos. 

Si encajan en ti muchos de estos síntomas y ya hace unas semanas o meses que ves que no evolucionas positivamente o que los síntomas van en aumento, te recomiendo que pidas ayuda profesional. Hay veces en la vida, que necesitamos apoyo externo para poder solucionar problemas que afectan de manera significativa a nuestro bienestar. No esperes a poner soluciones, el tiempo es oro y la ¡VIDA ES ACCIÓN

Anna Ortiz

Núm.Colegiada 11.974
Psicóloga sanitaria y Especialista en desarrollo personal

Ver todos sus artículos

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *