septiembre 25, 2021     Reservar Cita
Portada » Crisis » LA CRISIS IMPLICA OPORTUNIDAD Y EVOLUCIÓN
La vida puede ser muy difícil en determinados momentos. Todos pasamos por etapas de crisis. Una crisis nos pone en muchas ocasiones al límite, por eso es una oportunidad para cambiar, y ya que cambiamos… que sea a mejor, ¿verdad?

LA CRISIS HA DE SER UN PROCESO DE MEJORA Y TRANSFORMACIÓN

Para salir de una crisis hacen falta diferentes ingredientes que combinados permiten alcanzar un proceso de mejora y de transformación ante dicha situación: la crisis exige innovación, reinvención, escuchar nuevas formas de pensar y hacer, mucha valentía en la toma de decisiones,  actuar para conseguir determinados objetivos, evaluar los riesgos para no equivocarnos, en definitiva, reconstruir de nuevo. Es importante recordar que hemos de estar enfocados a la solución, no al problema.

Ante una crisis es importante escucharnos, escuchar a nuestro entorno próximo y a nuestros iguales, pero sobre todo, escuchar a personas que piensan diferente porque, al final, hemos de dejar de hacer lo que hacíamos y construir algo nuevo, con nuevas perspectivas y nuevas posibilidades. Por lo tanto, necesitamos respirar aires nuevos, abrirnos a nuevas inspiraciones y observar nuevas maneras de vivir.

EN LAS CRISIS MOSTRAMOS NUESTRAS FORTALEZAS Y POTENCIALIDADES

Las crisis forman parte del camino, hemos de estar preparados para afrontar las crisis ya que siempre habrá situaciones con mucha incertidumbre que nos afectaran de manera total o parcial. Las crisis nos afectaran en uno o varios niveles a la vez ya que muchas veces todo está interrelacionado: nivel personal,  social, familiar, laboral, emocional, etc.

Normalmente las crisis aparecen de manera inesperada en nuestra vida,  muchas veces es imposible preverlas e, incluso, aunque se pudieran prever son inevitables. Nos arrancan de nuestra zona de confort y nos sitúan en un escenario desconocido, oscuro, con grandes dudas de futuro y donde nos vemos muy vulnerables, por ello, vemos muy limitada nuestra capacidad de reacción.

En una crisis, de todos modos, hay un importante punto a destacar, mostramos nuestras fortalezas y potencialidades que a veces no sabíamos ni que teníamos. Aflora en nosotros toda nuestra fuerza interior para hacer frente de la mejor manera posible al problema. Lo fundamental es la capacidad que tengamos de ver nuevos enfoques y de recuperarnos adaptándonos al nuevo entorno y a la nueva realidad. Algunos pueden pensar que todo se basa en resignarse, en sobrevivir y en resistir, pero se tiene que ir mucho más allá… hay que salir fortalecidos porque hemos aprovechado la dura situación para transformarla en algo mucho mejor.

TODA CRISIS ES UN PARÉNTESIS EN EL CAMINO Y UN ESPACIO DE CRECIMIENTO PERSONAL

En realidad se establece un paréntesis donde necesitamos, se trata de parar para entender qué está pasando, valorar opciones y buscar nuevas acciones para recomenzar el trayecto. Hay una frase que me gusta que dice lo siguiente: “ La crisis te obliga a hacer más con menos. Algunos de los mayores proyectos surgen de las mayores dificultades” (N. Foster).

Es importante que este proceso lo aprovechemos como un espacio de crecimiento personal y de revisión de vida, aparte de optimizar todos nuestros recursos con el fin de conseguir los cambios necesarios para llegar al nuevo objetivo vital. En las crisis normalmente hay mucho miedo ya que la incertidumbre está rodeándonos permanentemente y las nuevas elecciones y decisiones no tienen un aval que garantice el éxito. Normalmente el cambio que hacemos es crucial, significativo y fundamental para empezar una nueva etapa. En la sociedad actual cada vez hay más incertidumbre, todo pasa más rápido, por lo tanto, las personas  estaremos inmersas, nos guste o no, en diversas crisis cada vez más frecuentes.

LA CRISIS ES UN PUNTO DE INFLEXIÓN ENTRE EL PASADO Y EL FUTURO

En este punto de inflexión entre el pasado y el nuevo futuro, estamos nosotros preocupados y muy atentos a los nuevos acontecimientos. Como todos sabemos la VIDA ES ACCIÓN y necesitamos actuar y proyectar futuro para conseguir el salto a la evolución deseada. Normalmente en las crisis hay mucha creatividad, hay un salto cualitativo de nuestro ser, hay un gran esfuerzo de reenfocarnos y, así, sacar la mejor versión de nosotros mismos.

Toda crisis es renovación “renovarse o morir” es el constante cambio que nos exige nuestro mundo interior y exterior para conseguir encontrar, de nuevo, la paz, la calma y el equilibrio personal.

Anna Ortiz

Núm.Colegiada 11.974
Psicóloga sanitaria y Especialista en desarrollo personal

Ver todos sus artículos

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preguntas? Hablemos.
Atención al cliente
¿Necesitas ayuda? Contacta con nosotros.
Anna Ortiz
Psicóloga
Estoy conectada